Caballo Peruano de Paso

La imponente y bella estampa del caballo Peruano de Paso proviene de sus antepasados ibéricos, berberiscos, andaluces y frisones, introducidos por los conquistadores españoles en el Virreinato del Perú en el siglo XVI, que tenía a Lima como capital.

En este nuevo y vasto territorio del virreinato, Salta, Jujuy, San Juan y Mendoza eran paradas obligadas para unir a través del Camino del Inca el norte con el sur. Por eso, además de tener que adaptarse a climas y geografías diferentes, los caballos tuvieron que soportar extensas travesías y duras jornadas. Los conquistadores dependían casi exclusivamente de la fortaleza de sus montados para llegar a destino y sobre vivir la travesía.

Todo ello, sumado al paso del tiempo, al aislamiento y a la supervivencia del más fuerte, derivó en el actual caballo Peruano de Paso, una de las razas equinas más puras del mundo, que adoptó ese nombre por su origen histórico identificado con el Virreinato del Perú.

En la Argentina

Si bien su existencia se remonta al siglo XVII / XVIII su crianza organizada se inició a principios del siglo XX. Tiempo después, más precisamente el 1º de junio de 1949, la Sociedad Rural Argentina abrió el registro genealógico (Stud Book Argentino) del Peruano de Paso, con el propósito de preservar su origen, tanto de las crías nacidas en el país como el de los ejemplares importados. La difusión de la raza esta a cargo de la AACCPP (Asociación Argentina de Criadores de Caballos Peruano de Paso), fundada en 1980.

peruano-de-paso2